El CB Baeza masculino realiza una gira portuguesa durante la Semana Santa - Basket Jaén
El CB Baeza masculino realiza una gira portuguesa durante la Semana Santa

El CB Baeza masculino realiza una gira portuguesa durante la Semana Santa

Share This
Esta Semana Santa, el Baloncesto Baeza vivió una experiencia que se fraguó en la cena de navidad del senior masculino del CB Baeza, allí entre propósitos de año nuevo surgió la idea, descabellada en ese momento, que por qué no jugar algún partido contra otra gente, que no fuesen los mismos equipos de siempre, los de nuestra provincia con los que jugamos año tras año en las competiciones oficiales y partidos amistosos.  
Y con esa idea llegó Enero y unos cuantos mensajes de Facebook después apareció un ramillete de equipos contra los que nunca habíamos jugado, ni tan siquiera habíamos oído hablar, la frontera portuguesa se abría para nosotros, equipos de la zona de Oporto, para ser exactos, donde gente de la directiva pasó su periodo Erasmus hace un par de años. El siguiente paso era ver la disponibilidad de jugadores, alojamiento y transporte, de lo que resultó 6 jugadores senior, 2 junior, 1 entrenador y 2 ayudantes dispuestos a culminar la aventura.  Más o menos averiguado el nivel equivalente de nuestras ligas baloncestísticas acordamos jugar contra un equipo sub18, filial de un club con equipo EBA y un equipo de 1ª nacional de la parte alta de la clasificación, partidos diferentes con los que buscábamos medir la capacidad real de nuestro grupo y conocer el, para nosotros totalmente desconocido baloncesto luso. 
La planificación estaba cerrada, llega el jueves tras 8 horas de viaje y partido contra el sub-18 de Esgueira, descanso el viernes para visitar la zona, el partido el sábado en Oporto contra club 5Basket, después de una mañana de visita de Oporto. Cerrando la aventura esa noche viendo en directo el partido de Proliga (equivale a EBA aproximadamente) Esgueira - Sanjoense. Todo parecía cerrado y perfecto y aunque uno de los senior se lesionó 48 horas antes de salir, haciendo imposible buscarle sustituto, nada podía minar las ganas de jugar esos partidos. 
El primer partido empezó tras casi 9 horas de viaje en coche y eso hizo que el inicio fuese complicado, debido al ritmo sorprendente y alto de los sub-18 de Esgueira. Poco a poco nos fuimos haciendo con el partido, donde nunca fuimos por debajo en el marcador, llegando al descanso arriba con tranquilidad de poder jugar y disfrutar la toma de contacto sin sustos hasta el final. Genial el trato del Club desde jugadores a directivos con los que mantuvimos una charla más que amena y donde se intercambiaron teléfonos para un “hasta luego”. El partido del sábado pedía una subida de nivel, ya no eran sub-18, eran senior y nosotros con 5 jugadores senior y 2 junior, para jugar contra un equipo de nivel primera nacional que está haciendo una gran campaña. Y ya fuera el miedo, el cansancio, el ritmo o la climatología, el partido no comenzó nada bien, 16-0 de inicio para los locales y los nuestros sin encontrarse en la pista. Pero como no hay mal que cien años dure, tampoco hay parcial que un tiempo muerto no arregle y los nuestros salieron más centrados, igualaron la intensidad defensiva, subieron el nivel de juego y eso les permitió correr y meterse poco a poco en el partido. Ya para entonces nuestros junior jugaban como si fueran profesionales, todos sumaban en ataque y defensa, de tal manera que a mediados del 3er cuarto ya íbamos uno arriba. Y ahí nos mantuvimos sin levantar el pie del acelerador seguimos sumando hasta igualar la mayor diferencia de ellos, 16 arriba que solo pudieron acortar en los últimos compases del encuentro, cuando se acercaron a 6 puntos intentando la remontada por todos los medios, pero ya era imposible, los nuestros consiguieron aguantar pese a que se habían dado cuenta de lo que le pesaban las piernas después de toda la tralla que llevaban encima, el viaje y 2 partidos en 3 días muy cargados por tierras lusas. Después el final, los agradecimientos, los intercambios de teléfonos y a descansar muy merecidamente tras las 2 victorias en 3 días y todo el cansancio del viaje, pensando ya en la vuelta a casa.
Entre viajes y viajes, hubo tiempo para turismo, gastronomía típica, llamadas de otros clubes portugueses para jugar partidos e incluso para hacer surf. 
Pero el resultado de la experiencia, es que, resultados a parte, cualquiera de los 10 locos que vivimos la experiencia repetiríamos con los ojos cerrados y por eso y para eso se cogieron los contactos y nos despedimos de los clubes con un “hasta pronto”.
Baeza Baloncesto
BASKET JAÉN

PUBLICIDAD